Agroindustria Los Estribos
Bienvenid@, ¿en qué podemos ayudarte?
InicioBlog mitos y verdades de la leche

mitos y verdades de la leche

Martes 16 Abr 2024
/ Blog
 mitos y  verdades de la leche
113 vistas
Click para ampliar

La leche es un alimento completo que tiene proteínas de alto valor, tiene grasas, carbohidratos, vitaminas y  minerales. No puede ser comparado con ninguna bebida como gaseosa, refresco u agua.

De acuerdo a los mitos y verdades el fin de eliminar prejuicios e incentivar a la población a que consuma leche.

Mitos construidos por la sociedad:

Hay presencia de antibióticos en la leche: La leche es siempre medida por acopiadores que permiten detectar si la leche tiene presencia de antibióticos o no.

“Cuando a un productor le detectan que tiene antibióticos le dicen: no le recogen su leche.

Lo anterior permite que exista más cuidado por parte de los productores y no envíen leche de vacas que estuvieron en algún tipo de tratamiento antibiótico.

Los consumidores pueden entonces tener la plena seguridad de que las marcas tradicionales que se encuentran en el mercado nacional, no tienen presencia de antibióticos, porque todos los acopladores se encargan de medirlo, aseguró el representante de Elanco.

La leche contiene pus: El pus es acumulaciones de células blancas, entonces es muy fácil decirle al consumidor que la leche es blanca porque es pus. Sencillamente eso es una imprecisión”.   Esto porque también el acopiador se encarga de medir y realizar el recuento bacteriano. La leche con alto recuento bacteriano es penalizada y no recogida.

la leche es entre 87 y 88 % agua y todo lo demás es grasa, proteína, energía, minerales y vitaminas. Ahí no hay espacio para que haya pus.

La leche no proporciona nutrientes al ser humano: Aunque hay algunas posturas veganas y algunas vegetarianas las cuales  rechazan  la explotación de animales para el consumo, cabe aclarar que la ingesta de proteínas de origen animal como carne y leche permiten el desarrollo cognitivo y el crecimiento de la masa encefálica, masa mosular; lo que hizo que dejáramos de ser unos simples simios en las sabanas africanas”.  

Al eliminar proteínas de origen animal del 100% de la dieta, a mediano y largo plazo puede generar trastornos y deficiencias nutricionales que no pueden ser suplidas mediante vitaminas o minerales artificiales.

El consumo de la leche eleva el colesterol: Estudios recientes han demostrado que lo que eleva la obesidad y el colesterol malo es la presencia de azúcares refinados y harinas simples como gaseosas, azúcar tradicional, golosinas, chocolates, pandebonos, buñuelos, etc.  

“estudios recientes han demostrado cómo el consumo de carnes y el consumo de leche disminuye el colesterol malo y es benéfico para la salud sobre todo en enfermedades cardiovasculares, no sólo por presencia de grasas sino por la presencia de calcio en productos como la leche”.

No es necesario consumir leche para obtener calcio: En primer lugar, la leche tiene que salir de la glándula mamaria del mamífero para podérsele considerar como “leche”, por tanto la mal llamada leche de almendras es un producto vegetal, al igual que las leches de coco, de soya, etc., por lo que no serían leches, afirmó Aristizábal.   

Estas bebidas vegetales “las han querido enriquecer con calcio, resulta que yo puedo tener los niveles similares de calcio lo que es diferente es la biodisponibilidad; es decir cómo funciona la absorción de nutrientes dentro del cuerpo y puedo encontrar en el mercado bebidas vegetales a base de almendras y esa bebida vegetal a base de almendras comparada contra el porcentaje de calcio de la leche, no supera el 50 %”, aseguró el profesional.

La leche produce alergias: “Es cierto, hay gente que es alérgica a la proteína de la leche pero menos del 1% de la población en el mundo es alérgica a la proteína de la leche. Cifra similar a lo que ocurre con el famoso gluten que es una proteína de los cereales que se ha vuelto tan famoso de decir: cosas gluten free”.  

 Existe intolerancia a la lactosa: Es cierto que existe intolerancia a lactosa. Eso se divide en grupos raciales. Los grupos raciales caucásicos son mucho más tolerantes a la lactosa porque en su origen, en la Europa antigua empezaron a tomar leche.  

El consumo de leche es bueno

 las instituciones tan serias como la FAO y la OMS contemplan o recomiendan el consumos de leche. La recomendación mínima de FAO está aproximadamente sobre los 180 a 190 litros por persona por año, ahí incluso va un poco más allá y establece que para combatir la subnutrición en el mundo, deberíamos estar teniendo consumo de aproximadamente alrededor de los 220 litros por persona por año.

Lo anterior podría funcionar como estrategia para combatir la subnutrición, en especial en menores de 10 años, edad fundamental en la que hay desarrollo de tejidos y masa encefálica.

 

Compartir:

Comentar


Comentarios

0 registros encontrados